martes, 23 de mayo de 2017

SOÑAR

Soñaba y soñé, mis sueños se fueron cumpliendo, unos si, otros no, pero en ellos me sentí libre de las limitaciones de mi cuerpo. Corría sobre los verdes prados recién segados que vieron mi niñez y salte sobre las rocas de aquella añorada playa en la que las olas fueron mi juguete. Nada me impidió disfrutar de las caminatas por el monte con aquellos amigos, que hoy en la lejanía, siguen recordando mis esfuerzos físicos por mantener su ritmo, esfuerzos que no existen en mis sueños, en los que soy capaz de volar sobre las copas de los eucaliptos que bordean el camino. Un camino, de sueños que la realidad me permitió en parte y borro la parte negativa. Sigo soñando y cumpliendo sueños, ahora que el tiempo alejado de obligaciones laborales me da respiro para ello, pero mis sueños han cambiado, ya no camino a la orilla de las olas, sintiendo la fina arena en mis pies, no hago equilibrios entre las rocas tratando de alcanzar aquel huidizo cangrejo, que se ocultaba entre ellas. Mis sueños, son ilusiones que algún día se cumplirán, o no, en los que mi familia es el centro de ellos. Quizá algún día, pueda jugar con un nieto, aún lejano e incierto. Contarle, como fueron mis primeros años en el colegio y las mil aventuras vividas en largos veranos a la orilla del mar. Quizá pueda pasear de nuevo y sin agobios, aunque sea con mis ya inseparables muletas,  al lado de mi mujer recordando aquellos otros paseos de nuestra juventud, en los que los planes e ilusiones de nuestro futuro en común, fueron llenando las horas entre clase y clase. Hace ya 46 años que estamos juntos, 46 años soñando día a día llenando nuestra existencia y cumpliendo sueños. Hoy volví a soñar…y en ese duerme vela de las primeras horas de la noche, volví a sentirme libre, ligero, alegre y feliz de poder seguir soñando…

viernes, 5 de mayo de 2017

Numerologia,mi numero 11

NUMEROLOGIA, MI NUMERO 11...
Si hace unos días os hablaba de los números capicúas que aprecian en mi reloj digital, hoy la numerología me lleva a un número en concreto que ha aparecido durante toda mi vida en momentos determinados.
Nací un 11 de febrero, durante mis años de colegio, casi siempre me tocaba ser el número 11 de la clase, por orden alfabético. A los 11 años fue mi última operación quirúrgica de las cinco que trataron de mitigar mis dolencias. 11 hermanos pudimos haber sido, si no hubieran nacido muertos 7 de ellos por causas desconocidas. Casi 11 fueron los años de noviazgo, a falta de tres meses. 11 años pasaron desde la incorporación a mi primer trabajo, hasta que cambié de empresa a la Mutua de Seguros Reddis, como director de la Sucursal de Salamanca, Fui el empleado número 11 en Athena y en Allianz el e000011.
11 años camine si ayudas de bastones ni aparatos ortopédicos hasta que mis fuerzas fueron flaqueando. Otros 11 he seguido con ayudas mecánicas. 11 hace que tuve un pequeño infarto cerebral, sin consecuencias Gracias a Dios. 11 que dejé de ser Director de Sucursal y pase ocupar otros puestos más relajados que me ayudaron a llegar sin problemas a una jubilación definitiva y así si sigo repasando mi vida me encuentro que el numero 11 siempre ha estado presente. ¿Casualidad?, no creo, una vez, dos veces y hasta tres, pueden serlo… ¿El destino marcado?, Tampoco creo en la predeterminación de las cosas y en el futuro escrito de manera inalterable, pero ahí está, erguido como lo estuvieron las Torres gemelas, ese número 11. ¿Sera señal de los años que me quedan?, Tampoco lo creo!, pero algún significado que aún no alcanzo a comprender, tiene ese dichoso número once. Quizá algún día llegue a entender y si no…da lo mismo, ese 11 seguirá repitiéndose, estoy seguro, para bien o para mal, el número que me ha tocado en esta vida es el  ONCE ,¿Creéis que debo jugar a la lotería o a la ONCE ,con el numero?... a lo mejor hasta tengo la suerte de que me toque también…

viernes, 13 de mayo de 2016

PRIMAVERA OTOÑAL...

Parece empeñada, esta primavera, en seguir mostrando su cara otoñal, plagada de nubes y tormentas como si de un presagio oscuro e incierto, fuera el reflejo en un espejo de lo que siento en mi interior.
Mis esfuerzos diarios por conseguir una mayor movilidad e independencia, una reducción del dolor, apenas tienen resultados, pero mi ánimo y empeño siguen intactos tratando de no dañar a los que me rodean y sé que sufren al verme en este estado.
Tomo a broma los tropiezos diarios, el caminar a “cuatro patas” con unas muletas que ya son una extensión de mi cuerpo, “mando a distancia” para abrir puertas con un empujón y tope para que estas no se cierren. Apoyo imprescindible para cada paso y andamiaje para evitar caídas.
Primavera perdida de una vida, en la que hice viajes de trabajo y de placer que hoy rememoro mirando en esta pantalla del ordenador, colecciones de fotografías que recopilé durante años.
Ya sé, lo que es “NOSTALGIA”, así con mayúsculas, de tiempos pasados en los que no me costaba coger el coche y tragar kilómetros, unas veces por cuestiones de trabajo y otras por mero placer. Caminar por Madrid, Barcelona, Valencia, Oviedo, Córdoba, Granada, Paris. (Mi Paris adorado y mil veces soñado).
Bañarme (Hoy empeño casi imposible), en las cálidas aguas del Mediterráneo, mecido por las olas o braceando contra ellas, en un alarde de “puedo y lo hago”.
Primavera otoñal, en la que aun florece alguna esperanza alimentada por la ilusión de ganarle al inexorable tiempo, la batalla que con él mantengo a diario con ejercicios de rehabilitación y electroterapias, que suelo endulzar bromeando en cada descarga eléctrica con…”No sé, si servirán de algo, pero puede que terminen por cargar la batería de mi móvil”…
Otoño anticipado de mi vida, que estando ya libre de obligaciones laborales, ha venido a ralentizar mis sueños de viajero curioso, al que gusta recorre calles y callejones de ciudades desconocidas. Hoy, sigo a diario, no sin esfuerzo, recorriendo en pequeñas caminatas, las calles de mi ciudad, sin las prisas que imponían el trabajo diario, y si las escaleras, no fueron nunca mi fuerte, hoy son barrera infranqueable que aparece por todos lados.
¿Cuándo vendrá el Sol?, Necesito esa luz que ilumine mi espíritu y llene de fuerzas mis fuerzas ya perdidas.
Mientras, seguiré batallando día a día, minuto a minuto, con la ilusión de ganar la guerra a este implacable enemigo al que me enfrento. Cada pequeño logro en la batalla, cada paso en mi andar diario, me dicen que puedo y lo haré. Convertiré esta primavera otoñal en luz a mi existencia que ilumine mi vida y la de los que me rodean, que sufren a mi lado viéndome luchar con cada escalón que hay que subir o cada paso que tengo que dar.
Y de nuevo, volverán mis ánimos para seguir contando en este blog, aventuras y desventuras, siempre con un humor, ese humor que nunca he perdido y me hace ver la parte graciosa de cosas que no tienen ninguna gracia, pero que ayuda a superar cualquier contrariedad.


jueves, 21 de abril de 2016

MV...Un reto conseguido

Permitidme hoy que dedique este post a dos buenos amigos de esos cuya amistad se forja, extraña y excepcionalmente en el trabajo.
Su historia merece ser contada, su esfuerzo, dedicación y buen tino para los negocios les hizo crecer y convertirse hoy en una correduría puntera, solvente y con ganas de seguir marcando camino.
No hace muchos días inauguraron una nueva sucursal en Salamanca digna y acordé con sus crecimientos.
Comenzaron hace muchos años siendo agentes de seguros en una pequeña oficina en lo alto de la calle Toro de Salamanca. Por aquel entonces, era impensable crear un negocio utilizando simplemente Internet. Su intuición y buen hacer les llevaron a especializarse en un tipo concreto de seguros dedicados a las caravanas y autocaravanas.
Me consta que en aquel momento, había mucha gente del sector que no daba un duro por ellos. Pensaban que era una locura irrealizable, un sueño imposible, que ellos han hecho hoy realidad abriendo un camino a todos aquellos que en su día dudaron.
Su esfuerzo y tesón hoy tienen la recompensa merecida.
Vicente y Miguel Ángel creyeron en Internet. Crearon una nueva forma de trabajar, un nuevo camino y unas nuevas maneras de llegar a los clientes.
Apostaron y vencieron dificultades, convirtiéndose en corredores de seguros para poder llenar todas las necesidades de quién solicitara sus servicios como aseguradores.
Mientras ellos crecían yo vi caer empresas que no supieron adaptarse a los últimos avances tecnológicos o perdieron su rumbo endiosados en su automplacencia,creyéndose "los reyes del Mambo, olvidando el sabio refrán que dice: "Pez que se duerme,se lo lleva la corriente ".
Internet ha sido la puerta de entrada a una nueva forma de prestar servicios. Sí hace 10 años alguien me hubiera preguntado si esto era posible, habría contestado inmediatamente que no, equivocándome como otros muchos se equivocaron.
Hoy quiero felicitar a estos dos buenos amigos primero, por la amistad que nos une y segundo por su éxito imparable.Adelante Miguel Ángel, Adelante Vicente, aún queda mucho camino por recorrer y vosotros conocéis la senda.
Mucha suerte en la nueva andadura.

domingo, 17 de abril de 2016

Aquí estoy de nuevo...

Quizá ha sido la pereza, quizá el desánimo y que el cuerpo no me pedía  seguir contando aquello que a mi alrededor ocurría y me llamaba la atención. Dejé transcurrir los días, los meses, casi un año  sin ponerme al teclado de mi ordenador para contar alguna historia nueva que pudiera interesar, hasta que hace unos días, repetí un post en mi Facebook y mi hija comentó: "Actualiza y escribe de nuevo".
Aquello me hizo pensar que me había  vuelto perezoso,que nadie  leía ya mis comentarios y a nadie  interesaban, era tan sólo una apreciación mía  equivocada.
Si había lectores,seguidores  de mis comentarios e interesados por las historias que  conté.
Hoy, he vuelto a ponerme en este  teclado y tan sólo una disculpa a mi pereza,es lo que de mi ánimo ha salido.
En mi cabeza ocupada por la preocupación de una recuperación que se alarga en el tiempo, se mezclan,sin yo pretenderlo, vivencias que iré contando,recuerdos que saltarán de nuevo a  este teclado,que hoy aún sigue perezoso y lento en describir el cúmulo de ideas que en mi cabeza bullen y a las que trato de poner en orden.
Dicen,que nunca es tarde para ponerse a la tarea,que hay quien espera que mi buen humor,que tan malos tragos me ha hecho superar,vuelva a amenizar a estos seguidores fieles,que me seguís en este humilde blog.
Quizá mañana os cuente,como el tiempo  me ha hecho ver que nada es irremediable,que la esperanza junto con el esfuerzo diario,pueden conseguir pequeños milagros que uno no esperaba.
Quizá,que mi deporte actual se limita a leves intentos,pero intensos,de subir y bajar escalones, tratando de lograr una libertad de movimiento ante la enorme cantidad de barreras que hoy encuentro y antes apenas percibía.
Quizá,la ensoñación de encontrarme en Nueva York,cada  vez que un "taxi" amarillo ,con unas extrañas luces rotativas amarillas en el techo,me recoge cada mañana para llevarme a mi sesión diaria de rehabilitación.

miércoles, 15 de julio de 2015

INVISIBLES...

He de confesar, que nunca le había prestado mucha atención, me había limitado a mover simplemente la cabeza en signo de negación, ante aquel hombre, que para casi todo el mundo era un ser invisible de esos que pasan por nuestra vida y en el que apenas nos fijamos, pero aquel día, levanté la mirada y mire sus ojos mientras repetía la acción de negar con la cabeza, Algo cambió repentinamente en mi actitud, ante mi había un joven, de aspecto no demasiado desaliñado que con la mano extendía pedía algo de ayuda para poder subsistir, mi primer pensamiento fue... ¡Tiene mas o menos la edad de mi hijo!, quizá no supo encarrilar su camino, quizá no tuvo la suerte de tener una familia detrás cuidando de el, quizá se equivocó en su andadura, instintivamente eche mano al bolsillo y le di unas monedas, pensé: Si fuera mi hijo me gustaría que alguien le atendiera por un momento, pensé en una hipotética madre desconsolada, quizá en un padre afligido, se que mi acción no le resolvería mucho, quizá un bocadillo que paliara su hambre, (quise ser bien pensado), un billete de autobús para llegar a algún sitio donde cobijarse, ¡Que se yo!... Sentí que a nuestro lado pasan a diario muchas gentes invisibles, quizá hasta hemos retirado la mirada para evitar verles, somos insolidarios con lo más cercano y llegamos sin embargo a solidarizarnos con gentes lejanas que también pasan hambre y calamidades, gentes a las que nunca veremos cara a cara, gentes de las que nos separan muchos kilómetros, mientras somos incapaces de hacerlo con aquellos que se cruzan día a día en nuestras calles con nosotros, sin que apenas les prestemos atención, solo un triste gesto de negación, como el que yo hice.
He vuelto a verle, sentado en las escaleras de un portal, a primeras horas de la madrugada mientras me dirigía al trabajo, los brazos cruzados sobre sus piernas le servian de almohada, encorvado en una postura casi fetal, le he reconocido y he sentido de nuevo una extraña tristeza por él y por lo que representa, jóvenes sin esperanza, jóvenes sin destino ni rumbo que seguir, mientras la prensa hoy publicaba escandalosamente lo que llegan a cobrar diputados, ministros y representantes públicos que seguramente como yo nunca han mirado a los ojos de estos invisibles que viven a nuestro lado y por los que no parecen tener preocupación alguna, me he sentido triste al ver a este joven invisible para los demás...

lunes, 30 de marzo de 2015

La educación ha muerto

Si hace unos días comentaba lo impresentable de unos programas televisivos, en los que la educación y los buenos modales brillaban por su ausencia y se ensalzaba la actuación de un personajillo falto de cultura y educación, al que se trata como, “La princesa del pueblo” y que no llega más que a ser el exponente  de una cultura que por desgracia se ha arraigado en nuestra sociedad.

Hoy, he podido observar en la calle que esos modos, formas y actuaciones suelen ser por desgracia uso habitual en las gentes de este país.

Ya en otra ocasión dedique un post a la falta de respeto, a la olvidada urbanidad, que en nuestra niñez, tenía incluso una asignatura en los colegios y una cartilla ya desaparecida hace mucho tiempo, que describía los comportamientos más elementales de educación y respeto en aras de una convivencia pacífica y respetuosa.

Hoy para dialogar, parece ser que hay que dar voces, soltar tacos, insultar a oponente y terminar por amenazar con actuaciones judiciales, como si los juzgados no estuvieran ya lo suficientemente saturados como para dedicar su tiempo a dirimir discusiones fútiles.

El dicho popular de que quien grita en una discusión, pierde la razón (aunque la tenga), ya no parece tener sentido.

No escuchar los razonamientos del contrario, tratar de interrumpirle constantemente en su locución con voces, intentando de que no se le escuche, es la tónica habitual en todo dialogo (si a esto se puede denominar así). No son capaces o no saben los moderadores, (si es que existen) cumplir con su cometido, limitándose a ser solo meros oyentes que en ocasiones se abstraen del asunto como si con ellos no viniera la cosa.

La gente, ya no sabe lo que es ceder el asiento a una señora, o facilitarle el paso abriendo una puerta, esperar el turno en una cola sin protestar constantemente, sobre lo despacio que esta avanza,

Ocupar las plazas reservadas a minusválidos alegando que solo es por un momento, caminar en días de lluvia con una paraguas que se usa como instrumento da agresión al resto de los viandantes, más que como un escudo ante el agua, cruzar las calzadas por lugares no permitidos e insultar al conductor que te avisa del peligro con un toque de bocina.

Mil situaciones que demuestran a cada instante, que LA EDUCACION HA MUERTO.

Las lecciones recibidas por la Televisión, han surtido su efecto de embrutecer a la población, ahora ya vale todo y todo está permitido, con tal de que nadie respete a nadie.

Vuelvo a decir como ya dije en alguna ocasión “ que paren el mundo…yo me bajo en la próxima”.

viernes, 27 de marzo de 2015

Y se montó el Belén...

Miedo me está dando a mí este país, en el que por votación popular, se proclama ganadora de un concurso de baile a quién no sabe marcar un solo paso y parece tener dos piernas izquierdas. Más aún, cuando esa misma persona es de nuevo proclamada ganadora de un concurso de convivencia en el que nos ha mostrado su falta absoluta de empatía, educación y buenos modales, por no de hablar su carencia total de cultura, ubicando a Dinamarca en Groenlandia, o preguntando si coger se escribe con G ó con J.
Una vez más lo que esta persona llama el pueblo,la ha alzado a los altares de la Fama, una fama ganada a base de proclamar a los cuatro vientos sus desventuras familiares y personales.
Miedo me da que estas votaciones populares puedan ser extrapoladas, a lo que pueda ocurrir en unas elecciones de nuestros dirigentes políticos o de nuestros gestores económicos.
Todo apunta a que aún seguimos siendo un país de toros y pandereta, donde nuestros científicos tienen que salir fuera y donde la incultura campa a sus anchas, aplaudida por una muchedumbre ávida de carnaza, donde se valora, la mala educación la falta de cultura y los malos modales.
Donde el insulto y la falta de respeto se priorizan frente al diálogo y al razonamiento.
Miedo me está dando este país en el que ya se ha montado el Belén...miedo me da...

lunes, 16 de marzo de 2015

Ladrones...

Si hay frases que nunca entendí y que acaban produciéndome acidez de estómago, es la de:  “ Me voy a coger una baja”...o aquella otra que en mi profesión se repite con harta frecuencia y sin pudor alguno, pese a que puede llegar a ser un delito y es, la que surge cada vez que hay un siniestro de automóvil y alguien , el listo de turno aconseja...” Date la baja y quéjate de las cervicales”.

Uno, que en varias ocasiones ha pedido el alta voluntaria para ir a trabajar, que he llegado a acudir a mi trabajo apoyado sobre dos muletas y aguantado caminatas, que para mi situación física suponían un esfuerzo, se revela en el interior y clama al Cielo sobre la cantidad de “caraduras” que tratan de evadir sus responsabilidades en el trabajo o sacar un dinero a las compañías de seguros.

En ambos casos y aunque socialmente no se rechazan, se produce un fraude, una apropiación indebida, una estafa al resto de los ciudadanos que cumplimos con nuestras obligaciones aún con esfuerzos que nadie reconoce, pero que interiormente nos hacen sentir bien.

Y dormirán tan tranquilos …Sin plantearse siquiera que esa baja ficticia, ocasiona un aumento de trabajo para sus compañeros, un fraude a la Seguridad Social o a una aseguradora.

Criticaran a los grandes defraudadores que a diario nos muestran en los medios informativos y no se sentirán, por supuesto, equiparados a ellos y sin embargo, tan ladrones son unos como otros.

Juzgaran a presuntos culpables, sin tener en cuenta que ellos también tienen algo por lo que responder, pero que esta sociedad en la que vivimos, no tiene en cuenta esos fraudes flagrantes  que son asumidos con la mayor naturalidad.

Somos un país de picaros, en el que a la menor oportunidad eludimos nuestros deberes. Una caída sin importancia, ( y mira que yo suelo caerme al menos tres veces por semana), un pequeño malestar, un insignificante catarro, justifican el absentismo laboral, que termina por “encabronar” ( con perdón) al resto de los compañeros que saturados por su propio trabajo tienen que asumir las labores de aquel que por capricho,  “ se ha cogido una baja”.

En fin, no por mucho que yo escriba y cuente, esto se va a arreglar, seguiremos siendo la nación europea en la que se hacen más horas de trabajo y la productividad continuará siendo la menor de toda la Comunidad Económica Europea. Y así seguirá,” luciéndonos el pelo” y sin dar importancia al fraude que nos rodea cada dia.

 

 

lunes, 9 de marzo de 2015

Tiempo aún por vivir

Vi correr el tiempo y el tiempo me alcanzó, paso raudo lleno de recuerdos, que el mismo tiempo guardaba y en su veloz carrera dejó en mi memoria.

Tiempos de niñez y juventud ahora añorados y valorados, más que en su momento. Tiempos de madurez laboriosa, en la que aun el futuro era incierto y había que ganárselo a cada paso. Tiempos que pasaron y nunca más volverán.

Hoy el futuro, está más limitado y la carrera del tiempo se acelera cada día, cada hora, cada minuto.

En ocasiones, uno se ve incapaz de seguir su loco galopar, devorando cada momento de mi vida.

Aferrado a los recuerdos, como si de mi bastón se tratara, sigo su senda, ahora lentamente, disfrutando del paisaje que a cada paso y día marcan las mañanas mi camino.

Tiempo para vivir, el tiempo que me dejen. Tiempo para disfrutar de los míos, viendo cómo crecen y siguen su camino hacia sus metas soñadas. Tiempo que corres ¡Detén tu camino!, deja que te alcance, tiempo aún no vivido…

miércoles, 4 de marzo de 2015

Aún queda camino por andar...

Instintivamente al verla venir, me aparte de su camino franqueándola el paso, al cruzarnos coincidieron nuestras miradas mientras el silveante sonido del motor eléctrico fue apagado  por una frase de agradecimiento al que respondí con un...de nada.
Volví mi cabeza y la vi alejarse sobre aquella motorizada silla de ruedas, en mi pensamiento y por un momento, me vi en igual situación, pero inmediatamente y moviendo mi cabeza en signo negativo deseche esa no lejana idea a la cual me resisto y resistiré mientras tenga fuerzas.
Hoy, dolorido a cada paso, sigo sintiendo una satisfacción interna que no podéis ni imaginar, cada vez que terminó uno de esos, ya no tan largos paseos pero que cada día inició con ilusión, recordando otros más largos en las calles de París o Madrid.
Las calles de Salamanca ya se me han quedado cortas, pese a que cada día las siento más largas y empinadas, mi mayor ilusión es volver a caminar las calles de Valencia o de Granada en compañía de mi mujer y mis hijos, volver a sentir que soy capaz, que sí puedo, que aún no hay nada que me detenga.
La imagen de la silla quedará aparcada, olvidada,mientras tenga fuerzas. Hace ya once años que alguien me pronóstico que terminaría sentado en una de ellas y no tardando mucho, pero mi empeño en llevarles la contraria sigue dando buenos resultados. Caminaré y Caminare, mientras haya camino que recorrer, senda que andar, paisajes que ver, gentes que conocer y momentos para disfrutar. Una vez más a pesar del dolor, sacó fuerzas de flaqueza terminando por decirme aún queda camino por andar.

jueves, 29 de enero de 2015

Telepizza...¿Digame?...

Hoy tocaba Pizza, como viene siendo habitual el día que mi mujer esta de guardia, cosa que no perdonan mis hijos, pero hoy estuvo a punto de salirme la vena gamberra de los 20 años y se me ocurrieron un montón de “putaditas” para hacer a Telepizza y que luego aborté pues uno ya no tiene años para estas cosas (aunque la verdad, me quedé con las ganas)...Os dejo algunas ideas...
1)Si usa un teléfono de tonos, presione al azar números mientras la pide. Pídale a la persona que está tomando su pedido que pare de hacer esos ruidos.
2)Invéntese un numero de tarjeta VISA. Pregúntele si la aceptan.
3)Justo antes de terminar la llamada y ordenar la pizza, diga: “Recuerde, nosotros nunca tuvimos esta conversación.”
4)Dígale que tiene en la otra línea a otra Pizza a domicilio rival, y que tú vas con el postor más bajo.
5)Déle solo su dirección, diga “¡Sorpréndame!” y cuelgue.
6)Responda a sus preguntas con preguntas.
7)Cántele el pedido con la melodía de su canción favorita de Metallica.
8)No nombre los ingredientes que desea… Mejor, deletréelos.
9)Salte la palabra pizza. Evite decirla a toda costa. Si él la dice, dígale: Por favor, no mencione esa palabra.
10)Pida una comida disponible en alguna otra parte.
11)Pregúntele qué ropa lleva puesta.
12)Diga: ¿Dígame?, y no hable en cinco segundos, entonces compórtese como si ellos fueran quienes le llamaron.
13) Dígale que está deprimido. Logre que el o ella le alegre su ánimo.
14)Ordene 52 rodajas de pepperoni tal y como se inventó en un dibujo fractal a consecuencia de una ecuación que le va a dictar. Pregunte si necesita papel.
15)Empiece su orden con un “Me gustaría…”. Un momento más tarde desé una bofetada y diga: “No, no me gustaría”
16)Trate de alquilar una pizza.
17)Pregunte si puede quedarse con el cartón de embalaje de la pizza. Cuando digan sí, suspire y déle las gracias afectuosamente.
18)Aléjese del micrófono y hable siempre bajito mientras pide. Cuando la llamada vaya a finalizar, péguese al micrófono y grite con todas sus fuerzas: “ADIOS”
19)Imite la voz de quien recoja la llamada.
20)Pida ver un menú.
21)Ronque en el medio del pedido, y diga; ¿Donde estaba yo? ¿Quién es?
22)Pregunte cual es su número del teléfono. Cuelgue, llámelo y pida.
23)Con voz de ebrio llame para quejarse acerca de servicio. Más tarde, llame para decir que estaba borracho y no quería decirlo.
24)Trate de hablar mientras está bebiendo algo.
25)Pregunte por mantenimiento de la pizza y reparación.
26)Cuando repitan su orden, diga un pequeño ingrediente más cada vez.
27)Si usa un teléfono de tonos, apriete 9-1-1 cada 5 segundos por todas partes durante la conversación.
28)Después de pedir diga: Deseo saber qué hace ESTE botón del teléfono. Simule un corte de llamada.
29)Diga; Shhhhhhssssssssssssssht!!!!!! bastante fuertemente en el teléfono. Pregunte: “ha oído eso?”
30)Pida una pizza de dos centímetros.
31) Ordene un Seguro de la vida del término del pedido.
32) Pregunte cuántos delfines se mataron para hacer esa pizza.
Y… no os doy mas ideas pues seguros que las poneis en practica…..

martes, 27 de enero de 2015

Con la sonrisa puesta

Dicen que levantarse con una sonrisa, ayuda a sobre llevar el día con mejor espíritu, quizá tengan razón. Por las mañanas cuando voy a afeitarme me pregunto ¿Cuando me hice yo esta foto de carné tan grande? Y acto seguido me digo ¡Que mayor estas tío!, pero aquí sigues dando guerra y dispuesto a comerte un nuevo día, luego salgo y me preparo un buen café cargado, de esos que ayudan a despertar hasta los muertos (toca madera) y me voy silbando a la calle en busca de mi coche y un nuevo dia. Para compartir esta sonrisa, cuelgo en el Facebook algo gracioso, que espero sirva a los que lo puedan ver como me ha servido a mi mirarme en el espejo esta mañana, pero a medida que van pasando las horas, la sonrisa mañanera va dejando paso a una cierta tristeza que aunque fácil de superar, siempre se hace patente ante esos dolores ya inevitables y la sensación de que cada día uno se maneja peor en eso de subir y bajar escaleras o caminar durante mucho rato. ¡Que se le va a hacer!, solo queda una solución improvisada, recordar alguna situación graciosa o ver la parte amable de la vida y de nuevo vuelve ese espíritu de la mañana y la sonrisa que uno pretende mantener a toda costa. Como nunca me gustaron las gentes mal encaradas, serias de nacimiento, viejos de ánimo, huyo de ser como ellos y me río de mi mismo cuando no soy capaz de reírme del mundo absurdo que a veces me rodea y es que una sonrisa es capaz de levantar esa moral que espero nunca decaiga.
¿Que a que viene esto?, pues viene al cuento de que a diario veo gentes quejándose por motivos nimios, mal encarados permanentes que van por la vida con amargura sin motivo aparente, con una salud de hierro y quizá una vida desahogada que uno quisiera para si, incapaces de sonreír, incapaces de ver la parte amable de la vida que por el hecho de ser vivida ya es motivo suficiente para ser feliz y esbozar esa sonrisa ¿no os parece?, ¿será que no se afeitan y no se miran al espejo?

viernes, 23 de enero de 2015

Aquel tren...

Hay quien se empeña en hacer de su vida un desastre y lo consigue... la verdad es que no es difícil, basta con hacer todo lo contrario de lo que la razón dicta y aplicar un poco de osadía, ignorancia, autosuficiencia y aderezarlo con hacer oídos sordos a quien pretende ayudar, no escuchando consejos ni indicaciones...
Roberto era, una de estas personas: Dejó sus estudios por cobardía ante los exámenes, buscó un trabajo para salir del apuro y comenzó a trabajar recolectando fresas, tuvo idea de casarse y lo hizo con una mujer mayor que él que a poco del matrimonio le dejó por su jefe, trabajando un día se clavó una espina y tras la infección contrajo un mal incurable que le tuvo postrado en cama durante mucho tiempo, terminando con los pocos ahorros que tenia, desoyendo consejos de los familiares y amigos, cambió de residencia alejándose de todo lo que le unía al pasado y fue a terminar en las calles de una gran ciudad arrastrando en un pequeño carrito todas sus pertenencias.
Cierto día tomó un tren, sin saber bien a donde dirigirse, la cuestión era escapar, sin saber de que, cuando en realidad lo que pretendía era escapar de él mismo...Quiso el destino que aquel Once de Marzo, su tren volara por los aires en una atentado terrorista, entre hierros retorcidos pudo salir casi indemne y sacar de aquel vagón a tres personas más que aún respiraban, arrastró a la primera hasta el terraplén y sin pensarlo dos veces volvió otras tantas a meterse entre el fuego y el humo trayendo consigo a otros dos desgraciados que estaban a punto de perder la vida...y la vida tomó un nuevo sentido para él, sin que nadie se apercibiera de su presencia, se alejó del fatídico convoy haciendo la firme promesa de enmendar su vida...hoy conduce una ambulancia, sigue ayudando a otros, ha retomado sus estudios, su ilusión...terminar algún día sus estudios de enfermería y seguir ayudando...A veces haciendo las cosas por y para  otros, las hacemos para uno mismo.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Aprendiendo cada dia

Los años le hacen a uno cambiar, situaciones en las que antes habría saltado inconscientemente sin medir palabras, hoy son sopesadas y medidas antes de que cualquier acción o palabra salga de mi boca. Comentarios que uno oye, acciones que uno contempla, quedan guardadas en el silencio prudente que una vez analizado descarta cualquier contestación pues no mercede la pena complicarse la vida cuando la vida ya se complica por si sola. Pero este silencio no significa olvido, todo lo contrario, voy aprendiendo a archivar en la memoria y tener a  punto la información por si fuera necesario usarla en algún momento. En tiempos pasados callé cuando no debería haberlo hecho y hable cuando debería haber callado, pero creo que no hay nadie en el mundo al que no haya ocurrido esto alguna vez. Ahora me he convertido en observador activo, crítico, sin criticar y aprendiz de cínico, cosa que nunca fui. Siempre me traicionó la sinceridad, la espontaneidad, la falta de inhibición y doblez. Muchos encontronazos me habría ahorrado en esta vida, si hubiera hecho uso de la prudencia.
En fin, con los años uno aprende a costa de perder espontaneidad. Tampoco es grave, ¿A quien le importa ya las opiniones de uno?, la experiencia de poco vale arrollada por nuevos modos y formas, por tecnologías cada vez mas rápidas y eficaces que todo lo controlan sin apenas esfuerzos. Ahora solo me queda ser observador y aprender en cabeza ajena, lo que no aprendí en la propia.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Predicciones

Cierto día entre bromas y veras con los amigos, se me ocurrió hacer algo que siempre había considerado  de idiotas...consultar a un futurólogo...este, tras hacer el pariré con cartas, y bolas de cristal me aseguró tajantemente que según los astros mi número de la suerte era el 10. Aún siendo reticente a este arte de engaño del que pretendía burlarme y por si acaso fuera verdad lo que me dijo, ni corto ni perezoso fui al hipódromo el día 10 de octubre, (mes 10) a las 10 de la mañana, en el autobús 10, entré por la puerta 10, me acerqué a la taquilla 10, me gasté 10.000 euros. apostando por el caballo nº 10. y con la ilusión de que se cumpliera la predicción del futurólogo (también es ilusión jugar a la Once todos los días) ,presté una enorme atención a la carrera que normalmente me habría importado un pito...Se celebró la carrera, y como no...el caballo nº 10 llegó el décimo, desde entonces cada vez que alguien me habla de predicciones dentro del trabajo, pienso en el maldito caballo y el futurólogo y toco madera si las mismas no son buenas.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Otoño...

Ya comienzan los fríos días, atardeceres tempranos y noches oscuras, se nos fueron los días luminosos, el calor del sol y la alegría de las calles, otro otoño lleno de recuerdos tristes donde los meses de Septiembre, Octubre y Noviembre agolpan la mayoría de los aniversarios luctuosos mezclados con aniversarios de cumpleaños dando un sabor agridulce a la vida… luego la Navidad en puertas ( cada año parecen correr mas las fechas y los comerciantes tienen mas prisa por decorar sus escaparates)…cambió la hora, anochece antes y todo invita al recogimiento y la meditación.

Noviembre comienza con el culto a los que se fueron, un universo de sensaciones contradictorias me invade en estos días, por un lado el deseo de visitar sus tumbas y el rechazo inconsciente de que en ellas se encuentren lo que tanto quise.

Soy reacio a poner flores (siempre recordaré la frase de mi padre: “lo que vais a gastar en flores disfrutarlo vosotros”), creo que por justicia, debe haber un “mas allá” que nuestra torpes mentes es incapaz de concretar, y donde quizá no exista el dolor, la injusticia, donde este “trajín” de nacer y morir solo sea un recuerdo del pasado, donde los extremos frió y calor solo sean sensaciones olvidadas.

Una vez más “Blanco o negro” y entre ambos multitud de colores que intentamos controlar muchas veces sin éxito, siempre fui anti-maniqueísta y extremista, contemporicé con los extremos y busque el termino medio, el equilibrio justo y la paz del espíritu, pero a medida que los años pasan nos hacemos extremistas, el tiempo se acaba y no hay prorrogas y… ¡aun queda tanto por hacer!....

martes, 4 de noviembre de 2014

El sobresalto diario...

En los años sesenta, uno se despertaba y sobresaltaba con la lectura en prensa de una represión contra obreros de los Altos hornos de Bilbao o los mineros de la cuenca asturiana, con fusilamientos y juicios sumarios de una dictadura que ya comenzaba a dar sus últimos coletazos, días grises (no solo por los uniformes de los represores),de una historia ya lejana, pero no olvidada.
En los setenta, los sobresaltos provenían de los atentados de Eta, que cada día llenaba páginas de sangre y terror, luego, los informes del equipo médico habitual, que día a día nos mantenían en vilo sobre el posible fallecimiento de Franco. Los Ochenta cambiaron el panorama y un golpe fallido de estado nos alteró la vida creando una decidida vocación democrática en un pueblo desconcertado y aún no habituado a tomar las riendas de su destino. (En ocasiones pienso que sigue sin tomarlas a la vista de los resultados electorales). Un giro a la izquierda dio como vencedores a los Socialistas en 1982 terminado de una vez por todas con un triste pasado en el que la represión era el pan nuestro de cada día.
Los Noventa, nos regalaron la entrada en una guerra que no era nuestra y supimos lo que era el Golfo Pérsico, el poder de quienes tenían en sus manos la producción de energía del planeta, el desmembramiento de la Unión Soviética y las guerras de los países del Este.
En el Dos mil comenzamos con el temor de un Armagedón por el cambio de siglo y el miedo a que los ordenadores no entendieran el mismo, a esto siguieron los atentados terroristas de 11S y el 11M y supimos lo que era el fanático islamismo capaz de inmolarse de la manera más cruel.
Hoy los sobresaltos, (a los cuales me temo nos estamos acostumbrando y no deberíamos), vienen de la corrupción generalizada. Algunos piensan que no es para tanto pues alegan que no se puede juzgar a toda la clase política por que unos 120 o 200 o 300 sinvergüenzas (esto va en aumento cada día) y que  se sepa de momento, ostentan cargos políticos enriqueciéndose injustamente .de manera fraudulenta y descarada.
Mi indignación y sobresalto ya está llegando a límites que nunca sospeche pudiera llegar. Que se diga que 20 individuos, defraudaron una cantidad tal que hubiera podido llegar a mantener a 12 millones de personas en unos niveles dignos de supervivencia, mientras, son machacados con fraude de “preferentes”, desahucios, recortes en derechos sociales, asistencia sanitaria, educación, pensiones, recortes a en las nómina a funcionarios etc...Me provoca un estado de repulsa que aumenta ante la lentitud de una justicia que quiero pensar (por pensar bien) saturada y obsoleta, incapaz de recuperar rápidamente las cantidades defraudadas y meter en la cárcel (y si fuera posible tirando las llaves al mar) a todos estos sinvergüenzas y defraudadores que nos han estado estafando impunemente.
Uno llega a tener la sensación de que en esta país, no ha robado más gente, porque no han tenido la caja a mano...la tristeza de ver personas necesitadas, rebuscando en los contenedores de basura, mientras en la prensa se publican los lujos y el despilfarro de estos impresentables de corbata de seda y traje de Armani (que encima no saben ni lucirlo elegantemente), está haciendo mella en mí.
¿La solución?... ¡Quién sabe!, me da miedo oír ya aquella frase que en broma soltaba alguno de… ¡Con Franco esto no pasaba!... y si, ¡también pasaba!, pero eran menos a repartir a defraudar.
Estamos demostrando una paciencia infinita y aun confiamos en la Justicia, que lenta, pero implacable, terminara por poner las cosas en su sitio.
Y mientras seguiremos con el sobresalto diario de descubrir en la prensa que aquel vecino nuestro al que saludábamos todos los días al ir a por el pan, esta también imputado...

viernes, 24 de octubre de 2014

Hace mucho tiempo...

"Hace algun tiempo, lejos de este lugar, donde los montes se visten de espino, se oyó la voz de un poeta gritar...Caminante no hay camino...se hace camino al andar", y andando, sin prisas uno llega a cualquier sitio,no es necesario correr, sin querer hoy hice ese camino paseando por calles solitarias huyendo del mundanal ruido del que en su dia tambien escapaba Fray Luis de Leon, en esta Salamanca dorada de atardeceres de fuego reflejados en sus piedras traidas de la cantera de Villamayor.
Paso a paso,sin prisas,calle de la Compañia arriba,dejando atrás el Palacio de Monterrey ,a la derecha la Clerecia y frente a ella la Casa de las Conchas uno llega a la Calle de la Rua y sigue su camino hacia la Catedral y el Patio de Escuelas donde los visitantes paran para admirar la fachada Plateresca de la Universidad.Hace ya treinta y tres años que yo me case en su capilla...hoy he vuelto con calma a admirar su retablo...a la entrada varios curiosos se afanaban buscando la famosa calavera con su rana encima, siguiendo la tradición y superstición de que quien la encuentra,ese año la suerte le sonríe...un Bedel salio a mi encuentro, ¿Juan?...antiguo bedel de la Facultad de Derecho...No...no era el,era su hijo cuyo parecido asombroso me confundió por un instante...tantos años han pasado que no cai en la cuenta que no podría conservarse tan bien y que ahora tendría unos noventa y tantos años...Le conté que conocí a su padre y mi intención de revivir unos momentos en la capilla en silencio...a solas,aquel dia diez de Octubre de 1981...con mirada cómplice y un gesto de su mano, me abrió paso hacia el enorme portón franqueándome la entrada y discretamente luego eludió su presencia dejándome a solas con mis recuerdos...volví a hacer mentalmente el camino recorrido aquel dia...volvi a sentir el olor de las rosas blancas recien cortadas...volvi...a vivir momentos inolvidables.
Fue entonces cuando vi el camino recorrido y pense...¡MERECIO LA PENA! Hacer camino al andar

martes, 14 de octubre de 2014

Ebola..¡.E voila !...

Sentado en el sofá del salón contemplo con inquietud la gran cantidad de información y tiempo que los informativos dedican al Ebola.
Informaciones sesgadas, contradictorias, interesadas, inútiles, mentirosas. Terminan por generar un estado de inquietud, máxime cuando en mi familia tengo dos personas en primera linea de fuego ( mi esposa y mi hermana) que en cualquier momento pueden toparse con esta enfermedad terrible y casi desconocida por los sanitarios hasta ahora.
El desconcierto y desasosiego, se torna en indignación exaltada ante la incompetencia que se demuestra por quien debiera tranquilizar y asegurar el bienestar de los ciudadanos, la mentira, la chapuza la información errónea son el pan nuestro de cada día. Solo y en muy pocas ocasiones he podido ver a alguien que si sabe de lo que habla, que si conoce ese enemigo amenazador y pone los puntos sobre las íes a todos esos políticos que solo saben salir en la foto a costa de impertinencias, faltas de respeto, disculpas culpando a quien no deben con tal de justificar su desconocimiento, falta de preparación y la mayoría de las veces incompetencia, para un puesto que ocupan gracias a la pertenencia a un partido y no a sus conocimiento y preparación académica.
¡Dan miedo!, quizá mas miedo que la propia enfermedad que se combate como se puede, por esos entregados y arriesgados profesionales que luchan contra ella cada día, con muy pocos medios ( Los que pregonan los responsables, son insuficientes o se emplean mal, por falta de una preparación que nunca se impartió o se hizo apresuradamente como casi todo los que se hace en este país).
No sirve de consuelo que en Estados Unidos, haya un caso similar al nuestro. No sirve que una Vicepresidenta del Gobierno, nos diga que toma las riendas de una gabinete de crisis, no sirve que las gentes se manifiesten por la muerte de un perro, olvidando quizá lo mas importante, que todo comenzó por una actitud muy española, “ El Quijotismo” de repatriar a quien no se podía salvar por carecer de medios, por no tener la preparación necesaria y por que desgraciadamente su enfermedad parecía no tener ya solución.
¿No habría sido mas lógico, enviar ayuda a los países que lo están necesitando y y prestarla in situ?.
En fin, he terminado por apagar la TV, pero esto no ha apagado mi intranquilidad y esa sensación de desamparo de la que no soy capaz de desprenderme.

martes, 16 de septiembre de 2014

Las cosas, por su nombre

 Hace tiempo, el País publicaba un articulo de Javier Marías, en el que decía no entender como se había llegado a tal grado de estupidez por no herir susceptibilidades ni ser políticamente incorrecto, que a veces se aplican adjetivos extraños con tal de no ofender a la mujer, al invalido o al que no es sexualmente igual que la regla general.

Y efectivamente, le doy la razón, he podido leer que a veces se llega a la estupidez por parte de algún político que dándoselas de progresista dice: “ Nosotros y Nosotras” ,al comenzar su discurso, dándonos a entender según mi opinión que no tiene clara aún su postura sobre su sexo…Otros, por no llamar a las cosas por su nombre aplican adjetivos como “Minusválido” (¿Qué valen menos que quien…?), al cojo, al manco y al ciego, con lo fácil que es llamar a las cosas por su nombre… podríamos llegar a llamar, si seguimos así, a Cervantes como el “Minusválido de Lepanto” ( Por cierto fue mas “Chulo” que nadie… escribió el Quijote con una sola mano).

Rizando el rizo, se habla de “personas de color”, un eufemismo que no nos aclara para nada la procedencia de tal individuo, en la escuela nos enseñaron que el Negrito venia de África, el amarillo de Oriente y el piel roja de América y así por no llamar al negro “negro” y que te tachen de racista se acude a otra trampa lingüística, con un uso de la semántica mas propio de regimenes totalitarios como el Nazismo que nunca llamó a las cosas por su nombre.

Llamar “matrimonio” a la unión entre dos personas del mismo sexo demuestra tal desconocimiento de la Historia y la semántica que asusta pensar que quien lo propone pueda estar dirigiendo nuestra vida política.

Así los asesinados en un atentado pueden ser “daños colaterales” y los soldados muertos por sus propios compañeros,”fallecidos por fuego amigo”, los que se llevan a espuertas el dinero ajeno ya no son ladrones, son “presuntos defraudadores” e incluso se les llega a dar horas y horas de televisión contando sus hazañas.

En fin…seamos claros..el castellano nos lo permite con su riqueza…LLAMEMOS A LAS COSAS POR SU NOMBRE

domingo, 14 de septiembre de 2014

Siempre en mi recuerdo...

Asciende entre eucaliptos centenarios, al borde del acantilado, un sendero plagado de bayas y hojas de agradable olor, al fondo, la vieja casona del guarda y el faro que incansable marca la posición a los navegantes. Una lagartija corre a esconderse a nuestro paso y el canto de las aves entre las ramas acompaña cada uno de nuestros pasos. Es el monte Somo, al lado de la playa de Santa Marina en Ribadesella,(de el que os dejo una foto aerea) paseo obligado cada vez (y cada vez son las menos) que tengo oportunidad de volver a los lugares de mi niñez. Desde lo alto, una hilera de viejas casonas se extiende a todo lo largo de la playa, esa playa de frías aguas y olas tenaces en la que tantas veces me zambullí y en las que ahora con los años, las fuerzas que fallan, no me permiten volver a sentirme mecido entre sus olas. ¡Cuantos recuerdos!, aquel viejo caserón del "Pandiello", el perro de lanas rojizas y por nombre Yul, la pesca de cangrejos en aquella ría (Hoy impensable y prohibido como tantas cosas) y las correrías por el lugar de cuatro hermanos que nos criamos amando aquellas tierras de nuestros antepasados.
Todo ha cambiado, una marabunta de nuevas edificaciones inunda gran parte de las laderas antes verdes que circundaban el lugar. Han desaparecido las  Pumaradas y los verdes prados invadidos por el hormigón y el betún de sus calles. Una extraña sensación de tristeza me llena el alma cuando ya no reconozco apenas aquellos lugares hoy llenos de bullicio pachanguero de adosados tapando lo que antes fue naturaleza viva. Ya nada es igual, me cuesta reconocer aquel paraíso perdido en el que vivía tres meses al año y donde compartí juegos con mis grandes amigos Julio, Agustín, Fernan, Tino. Donde podíamos corretear con nuestras bicicletas sin miedo al tráfico y subir monte arriba sin tener que sortear vallas ni alambres de espino. El progreso amigo Fernando, me decía uno de ellos, el progreso que no cesa, pero aún nos queda el recuerdo de aquellos años y ese no nos lo quita nada ni nadie.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Memoria de aquel viaje a Tierras gallegas...

Hace ya muchos años, allá por los años 60, durante un año Xacobeo, emprendimos toda la familia un viaje hacia tierras gallegas con el fin de cumplir con el Jubileo. Fue un largo viaje en aquel SEAT 1.500 negro, de formas redondeadas pero de robustez probada, que nos llevó por las casi intransitables carreteras de la época hasta Santiago de Compostela. Dos etapas fueron necesarias, una desde Salamanca hasta Orense y otra desde Orense a Santiago, donde pudimos hospedarnos en lo que por aquella época era un gran complejo para acoger peregrinos y que recibía el pomposo nombre de Burgo de las Naciones.
Horas de carretera superando los puertos del Padornelo y la Canda, haciendo escalas en Puebla de Sanabria (Hotel los Perales) y Verin, que aquel viejo vehículo superó sin grandes problemas. Carreteras casi vacías que nos llevaron por tierras gallegas hasta nuestro destino.
Recuerdo, como si de hoy se tratara, una parada imprevista de mi padre, en un mirador de carretera, muy cerca de Vigo, desde el que se podía ver la hermosa ría. (Quizá para fumarse ese cigarrillo que siempre estaba en sus manos). Se bajó del coche y mientras liaba con habilidad su Ideales, caminaba hacia el borde del mirador, observando con detenimiento el paisaje en silencio, ante la atenta mirada de mi madre, que con una sonrisa, esperaba seguramente un comentario de mi padre al que conocía demasiado bien. 
Tras unos minutos de silencio, y volviéndose hacia mi madre, soltó la fase esperada ¡Muyer, tengo que reconocer que Asturies ye muy hermosa, pero Galicia no quédale a la zaga!
Había roto sin saberlo aquella leyenda de desencuentros entre Gallegos y Asturianos, su admiración por las tierras galegas, aumentó con cada kilómetro recorrido y lo que en principio era un viaje a Santiago, terminó siendo un periplo de 7 días recorriendo la costa y las maravillosas rías, visitando rincones inolvidables hasta terminar en lo alto del Monte Tecla observando la desembocadura del Miño.
Aquí, también, en mi memoria hay grabada un peripecia que por suerte quedó en mera anécdota. Al cruzar el puente de hierro que unía Galicia y Portugal, hacia la mitad del puente, aquel SEAT, que había aguantado el tipo ante miles de curvas, rompió la dirección, solo la habilidad de mi padre y sus reflejos evitaron que cayéramos al río. Un pasador de la dirección se había roto y nos dejó anclados durante unas horas en la frontera, sin poder continuar camino, pero agradeciendo que no hubiera ocurrido el percance en una de las múltiples curvas del camino.
Un gran viaje, de el que conservo una única foto,(esta que hoy ilustra el post), escayolada mi pierna izquierda. Para rematarlo, aquel año me habían operado y para terminar este pequeño relato os diré que todo el viaje lo hice en el asiento de atrás de aquel viejo SEAT, semitumbado pues no podía sentarme como era debido al no poder doblar la pierna.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Qué es LIBERTAD?... Libertad, no es sentir una punzada en la rodilla o la cadera, cada vez que empiezo a caminar. Libertad, no es tener que estar pendiente de la medicación  a primera hora de la mañana y a mediodía. Libertad no es tener que pararse cada cuatrocientos metros cuando estas paseando. Libertad, no es tener que acudir a revisiones cada cierto tiempo, para que terminen siempre diciéndome lo mismo. Libertad no es depender de un bastón y un aparato ortopédico para seguir manteniéndome en pie.
Soy prisionero de las S.S. (Entenderme…de La Seguridad Social).
Pero a pesar de todo hay una LIBERTAD, que nadie ni nada me puede quitar, la libertad de seguir contradiciendo a quien hace años me auguraba estar en poco tiempo en una silla de ruedas. Soy libre para seguir caminando y a cada paso sonreír pensando que les estoy llevando la contraria, que mi ilusión aumenta en cada zancada, acompañada por cada punzada en la cadera, por cada fallo de mis rodillas, por cada amago de caída que logro superar.
Soy libre para seguir pensando que aún puedo llegar a mis destinos, paso a paso, aun teniendo que parar cada poco para coger fuerzas y libre para pensar que aquella vez que un trombo me dejó sin vista, fue solo un aviso para que me cuidara más.
Libre para ilusionarme con un simple paseo, libre para pensar, que seguiré así durante muchos años.

Mi cuerpo ha sido prisionero casi desde que nací, pero siempre ha sido redimido por una mente libre que le ha ganado la partida. Ahora que los años han aumentado su fuerza represiva, mi cabeza ha redoblado sus esfuerzos y me dice que puedo seguir siendo libre, que sin ser Superman, puedo ganar la batalla diaria y gritar SOY LIBRE…

martes, 2 de septiembre de 2014

La neblina del tiempo pasado

Han pasado los meses,los años, el tiempo, que dicen todo lo cura, (hay ocasiones que no es verdad y los achaques los empeora), ha pasado sin que nada nuevo me haya alarmado, pese a los cada vez mayores dolores en las piernas que con un pequeño esfuerzo supero con la ayuda de algún calmante y echándole buen humor a mis limitaciones, el Otoño ya esta a las puertas, esa estación que tanta aprensión me produce y que en ocasiones ha llegado a inundarme de una tristeza y nostalgia cuya causa no acierto a desvelar, pues no hay motivos para ello. Otoño cargado de amarillos y ocres, antesala de blancas nieves y fríos intensos en esta estepa castellana que no entiende de términos medios. Quizá por eso, los recuerdos quedaron congelados y ahora vuelven con mayor fuerza, morriña de horas junto al mar, saudade de gentes con las que compartí horas de trabajo, viajes y reuniones y de las que no he vuelto a saber nada, son muy pocos (quizá me sobran dos dedos de la mano para contarlos), con los que he seguido manteniendo un contacto y compartiendo inquietudes. Muchas veces me he preguntado por que esta lejanía, parece como si mi cambio de status hace ya casi dos, años hubiera supuesto un cambio de país alejándome de ellos tanto que ni las nuevas tecnologías no fueran capaces de superar esta distancia, pero la distancia no es física, uno pasa rápidamente al olvido y del olvido a ser ignorado. Solamente tres J, JC Y X han permanecido fieles a la amistad que un día se forjó durante horas de trabajo, de vez en cuando se dejan ver por este blog, con guiños de amistad sincera, que terminan por hacerme sentir que no todo el mundo es igual, que siempre en tu camino vas a encontrar gentes a las que mereció la pena conocer y a las que has ido cogiendo un afecto especial compartiendo con ellos algo mas que una relación de trabajo. No hace mucho me contaban que un medico rural, tras haber dedicado mas de 45 años a las gentes de una pequeña localidad, llegó su jubilación, nadie, nadie fue a despedirle en su marcha, a los pocos meses ya nadie le recordaba, desmemoria ingrata la del ser humano, efímero pasar de nuestras vidas que quizá dentro de unos años solo recuerden los mas cercanos, decía el poeta que lo nuestro es pasar, pasar haciendo camino, camino, que yo añado termina al andar.

martes, 17 de junio de 2014

Donde no hay aplauso final...

Cayó el telón acompañado de un estruendoso aplauso colectivo, los actores fueron apareciendo desde los laterales de la palestra y cogidos de la mano agradecieron con reverencias una y otra vez la ovación que recibían por su excelente trabajo, aplaudiendo acto seguido ellos mismos, a los espectadores por su magnifico comportamiento. Pocas profesiones tienen este reconocimiento tan inmediato y algunas ni si quiera llegan a tenerlo en algún momento de la vida. Actores somos todos en el teatro de la vida, unos con mayor fortuna que otros, con mejores papeles en la obra que se representa mientras que otros, ejercen  de meros figurantes y completan el cuadro representado. Existe un segundo sueldo no cuantificable monetariamente, un sueldo que en ocasiones puede llegar a satisfacer más que el meramente económico y que en muy escasas ocasiones llegamos a percibir, el reconocimiento de un esfuerzo, una labor, una iniciativa generalmente quedan en el olvido o en el peor de los casos se sobrentiende que van incluidos en el salario de final de mes, cuando esto no es cierto. En muchas ocasiones he tenido que oir... “esto o aquello va incluido en el sueldo” y ¡no es verdad!, hay quien termina percibiendo el mismo sueldo económico, que tu haciendo la mitad, preocupándose de nada, frente a lo que tu haces, todo el día corriendo con el móvil pegado a la oreja, contestando correos, archivando documentaciones, acudiendo a reuniones y cursos, tomando la iniciativa en decisiones buenas para la empresa que quizá no te correspondería tomar, pero lo haces tratando de dar soluciones, de que todo este hecho y todo el mundo atendido. Si esperas una ovación, ¡No va a llegar nunca!, no te engañes cada día tendrás que demostrar lo que antes habías demostrado y ¡ay de ti si no lo haces!, si alguna vez alguien te aplaude, espera que con ese proceder te pidan luego un esfuerzo mayor.
Somos actores sin aplauso en un teatro de la vida en el que parece que nunca cae el telón y donde no existe aplauso final.

martes, 10 de junio de 2014

"Libertad sin ira"...

Indignado…no sé si esta es la palabra correcta, engañado, quizá estafado, defraudado, sigo rompiendo mi promesa de no hablar de política en este blog en el que solo pretendía volcar mis sentimientos, con un toque de humor que otros se encargan de romper cada día.
“Libertad sin ira”... ”Libertad”... cantaba el grupo Harcha allá en los años 70 y tantos, prometiendo un futuro esperanzador para un pueblo generoso que supo echarse a las playas para limpiar el “chapapote” del Prestige, mientras ya en aquel entonces los políticos solo asomaban la nariz para hacerse la foto de rigor. Un pueblo que salió a las calles ante los atentados del 11 M y ahora no las abandona lleno de ira y rabia ante la injusticia y la pasividad de aquellos que debiendo tomar las riendas para evitar el desamparo de un pueblo que cada día pierde más las libertades, ganadas en dura lid contra una dictadura, y en su lugar se dedican a enriquecerse ilícitamente a costa de gentes que pierden su trabajo, su vivienda, su esperanza de dejar a los hijos un mundo mejor como nos prometieron, mientras se llenaban los bolsillos.
Hoy se constata que la enseñanza ha sido nefasta con sus continuos cambios de planes de estudio. El analfabetismo y la ignorancia ,que solo favorecen al poder, se ha instalado en las gentes que solo quieren la “carnaza” de programas televisivos, donde cada día se nos obsequia con demostraciones palpables de una incultura que llega a situar como capital de Estados Unidos …”Inglaterra”…y el vocabulario es destrozado entre palabras malsonantes, incluso, ofensivas que el público aplaude como si un gran discurso de un erudito orador se tratara.
Y mientras…los jóvenes realmente preparados, se van del país que los vio nacer, un país, en el que se habla de millones defraudados que no regresan a las arcas del estado, de millones que se entregan a la banca y solo generan riqueza a los que siempre la tuvieron.
Engañado, quizá estafado, defraudado…hoy siento vergüenza de quienes permiten que la gente tenga que buscar su sustento diario en contenedores de basura, donde las salas de urgencias de los hospitales se llenan de pacientes a la espera de un consuelo para sus males, que muchas veces se les niega por falta de presupuesto. Y mientras, cada día en las noticias, siguen saliendo millones y millones defraudados, nuevos  casos de corrupción, y zancadillas a la Justicia o a la libertad de expresión, para que todo siga igual…igual de mal…y sin una solución clara y fiable a esta pobreza económica, cultural, sanitaria, que va convirtiéndose en endémica.
¿De qué nos sirvió la “Libertad sin ira” que se nos prometía?. Libertad sin pan, sin seguridad, sin cultura…¿De verdad creéis que esto es LIBERTAD?

Hoy he perdido el “buen humor”, y en su lugar la tristeza se ha apoderado de mi cuando he visto a un pequeño llorar de hambre, a un enfermo sufrir calladamente una larga espera en urgencias, aun a sabiendas que seguramente le mandaran a casa con un tratamiento para solo calmar sus dolores,(También a mí me ha ocurrido), pues no hay presupuesto ni medios para otra cosa…
¿De que nos ha servido la "Libertad sin ira" ?...Hoy vamos camino de perderla y cada día es mayor la indignación que ya comienza a tener tintes de "Ira"...

viernes, 23 de mayo de 2014

"El disputado voto del Sr. Cayo"...

Nunca quise entrar en temas de política, pese a que la política inunda nuestra vida diaria y política es querer un mundo mejor, donde la injusticia, el hambre, las enfermedades no tengan cabida o puedan ser paliadas, política es desear un mundo no contaminado, la seguridad de que tu vida no va a ser invadida por nadie, que no exista temor a pasear con libertad y sin miedo. Política, no son discursos grandilocuentes llenos de promesas que nunca se cumplirán, no es un candidato de imagen pulcra y manos sucias, no es tapar con actitudes fingidas un desprecio al prójimo.
Si tenemos el derecho a votar, fue por que hace años logramos entre todos la libertad de poder hacerlo. Durante mis años de estudiante de derecho, asistí a cientos de asambleas, grité y me manifesté jugándome en ocasiones el tipo pese a mi manifiesta incapacidad para correr (En el año 1974, Compañeros de estudios tuvieron que sacarme por una ventana de la rotonda de Fonseca, antigua facultad de Medicina de Salamanca, ante la entrada en las aulas de “los grises” en una de sus cargas contra los manifestantes), Asistí a la ultima clase impartida por el profesor Tierno Galván en la Facultad de Derecho de Salamanca, en la Plaza de Anaya y vislumbre en aquel entonces un rayo de libertad que poco después sería un torrente imparable añorado durante años, acallado por una dictadura que parecía no tener fin.
Triunfó la voz del pueblo, ese mismo pueblo y gentes que hoy manifiestan su descontento y ponen en tela de juicio la cordura y rectitud de nuestros gobernantes…digo: “nuestros”, pues nosotros libremente los hemos elegido, bien o mal, somos en parte responsables de lo que ocurra,  nadie nos ha obligado a votarles, ya no se nos exige que justifiquemos como se hacia en la pantomima de la "Democracia orgánica" del franquismo, a quien y que habíamos votado, ahora podemos elegir y podemos decir que somos libres, pero esta libertad tiene su contrapartida, hay que hacerlo con responsabilidad, el periodo de reflexión era para eso, para que verdaderamente reflexionáramos y buscáramos entre todos una solución a tanto problema.
Hoy he roto mi promesa de no hablar de política y es que en el fondo, uno quiera o no forma parte de ella al tener derecho a voto y ejercer ese bien tan preciado que es la libertad.

jueves, 22 de mayo de 2014

Con "S" de...Salamanca

Hoy, dedicaré este Post a un simple ejercicio literario, que espero os guste...¡Ahi va!...


Sábado, siniestros sonidos surcaban sombríamente Salamanca... 

Sintiéndose solitario, Sergio, sentado sobre su suntuoso sofá, suspiró, sopló, salpicó saliva. Saltó súbitamente. Sordos silbidos sonaban. Susurro sigiloso:
- Soy Silvia.
- ¡Salve! -silabeó Sergio-, sonsacaré sus secretos. 

Silvia saludó, se sacó su saco satinado, soltó sus sandalias, se sentó. Sergio sirvió sendos sakes, salchichones, saladitos, surubíes sin sal, selectas sardinas sancochadas. Silvia, sonrojada, sorbió su sake sin sonreír. Sólo sentenció:
- Soy solamente suya, Sergio. Suspenda sus sibaríticos servicios. 

Silencio, Sahumerios sutiles soplaban serenamente.
- Soy sincero, Silvia. Suelo soñar su sensual sonrisa, sus sonoros suspiros, sus semejantes senos salmantinos, símil sandías...
- Soso, soy sueca.
- Silvia, siento singular sinsabor. Solemnemente suplico su sanción.
- Subestimé su sensiblería. ¡Suélteme, sátiro senil, sanguijuela sarnosa, sapo sobrealimentado!

Salió Silvia subrepticia. Sergio se suicidó silenciosamente.